Descubren galaxia enana y la llaman Peekaboo


La NASA, a través del Telescopio Espacial Hubble, realizó el descubrimiento de una pequeña galaxia a la que llamaron por sobrenombre “Peekaboo” y la cual mide 1.200 años luz de diámetro, convirtiéndola en el ejemplo más cercano de los procesos de formación de galaxias que tuvieron lugar poco después del Big Bang, hace 13.800 millones de años.

“Descubrir la galaxia Peekaboo es como descubrir una ventana directa al pasado, lo que nos permite estudiar su entorno extremo y las estrellas a un nivel de detalle que es inaccesible en el universo lejano y temprano”, dijo el astrónomo Gagandeep Anand del Instituto de Ciencia del Telescopio Espacial en Baltimore, Maryland, coautor del nuevo estudio sobre las intrigantes propiedades de Peekaboo.

Los astrónomos califican a este tipo de galaxias como “extremadamente pobres en metales” (XMP), es decir, todos los elementos más pesados que el hidrógeno y el helio. Asimismo, Peekaboo fue detectada por primera vez como una región de hidrógeno frío hace más de 20 años con el radiotelescopio australiano Parkes Murriyang, en el HI Parkes All Sky Survey por el profesor Bärbel Koribalski. 

“Ahora, con datos combinados del Telescopio Espacial Hubble, el Gran Telescopio del África Meridional (SALT) y otros, sabemos que la galaxia Peekaboo es una de las galaxias más pobres en metales jamás detectadas”. 

Por lo que Hubble fue capaz de resolver alrededor de 60 estrellas en la mencionada galaxia, las cuales parecen tener pocos miles de millones de años aproximadamente. Las mediciones de la metalicidad de Peekaboo por SALT completaron la imagen, dado que estos hallazgos marcan la diferencia entre esta y otras galaxias en el universo local. 

Además, sus estrellas señalan que es una de las galaxias más jóvenes y menos enriquecidas químicamente, un factor inusual dado que el universo local ha tenido unos 13.000 millones de años de historia cósmica para desarrollarse.

Del mismo modo, el equipo de investigación tiene planeado utilizar a Hubble y al telescopio James Webb para profundizar y aprender más sobre las poblaciones estelares y composición metálica de esta galaxia. “Debido a la proximidad de Peekaboo a nosotros, podemos realizar observaciones detalladas, lo que abre la posibilidad de ver un entorno parecido al universo primitivo con un detalle sin precedentes” indicó el astrónomo Anand.