Por Aldo Álvarez y Leonardo Decilos

Después de casi dos años de inactividad deportiva a causa de la pandemia por la covid-19, el equipo de Troyanos UDEM volvió a las competencias de la Comisión Nacional Deportiva Estudiantil de Instituciones Privadas (CONADEIP), donde participa con 450 atletas de distintas disciplinas, informó el coordinador de Equipos Representativos, Ángel Carlos Verde Quintanilla. 

Verde Quintanilla indicó que para esta edición de la justa, la Universidad de Monterrey (UDEM) cuenta con 14 equipos representativos de diferentes deportes: futbol, baloncesto, voleibol, ajedrez, animación, natación, taekwondo, rugby, tenis y atletismo. De los 450 atletas participantes,  250 son estudiantes de profesional y los otros 200 cursan el bachillerato. 

Con el fin de participar en el evento, los atletas tuvieron que haber pasado las pruebas correspondientes a su deporte para ser elegidos por su entrenador; una vez cumplidas, los atletas son convocados por el equipo para representarlos en la competencia.

“El proceso de selección se divide en dos partes, por un lado están las audiciones internas y por otro las externas, una cosa es entrar al equipo y la otra es asistir a competencias. La decisión sobre quién irá a competir recae en el entrenador, él se encarga de elegir a los atletas que tengan mejor rendimiento para que participen en el evento; por tal motivo, los entrenadores tienen un peso importante para cualquier equipo”, explicó el director de Formación Deportiva, Artística y de Liderazgo Estudiantil en la UDEM, Ricardo Alejandro Padilla Abarca.

Padilla Abarca afirmó que cualquier deportista puede participar en el evento, pero sólo los que superen las pruebas, muestren aptitudes, tengan un buen promedio y desempeño académico, y sobre todo que muestren disposición, serán quienes obtengan una mayor oportunidad de poder pertenecer a algún equipo representativo. En el caso de estudiantes de intercambio o extranjeros que estudien su carrera completa en la universidad, el proceso de selección es el mismo pero dichos estudiantes únicamente pueden tener actividad en el CONADEIP.

En cuanto a la preparación de los atletas, esta es física y mental aunque varía dependiendo de la disciplina que se practique. Por consiguiente, los equipos cuentan con macro ciclos o micro ciclos, los cuales son períodos de entrenamiento que permiten determinar y establecer una preparación adecuada para cada uno de los competidores.

Las actitudes también juegan un papel fundamental para la preparación de los atletas, ya que se necesitan de ciertas actitudes para tener un buen rendimiento. Los atletas deben estar abiertos a escuchar, a aprender, a corregir y sobre todo a ser humildes; en el ámbito deportivo la humildad significa poner tu talento al servicio de los demás. La humildad, el servicio y la disciplina son las actitudes primordiales que deben tener los atletas para sobresalir más allá de la parte deportiva, manifestó Verde Quintanilla.

Más allá de ganar, el objetivo número uno del departamento es la formación del estudiante, ponderando al juego limpio y que los deportistas den todo de sí mismos en las competencias, para que al regresar tengan la satisfacción de haber hecho su máximo esfuerzo.

“Participar en competencias es la culminación de un proceso para los atletas, es el pico del semestre o del ciclo escolar, ya que se preparan durante todo un tiempo para llegar a él. El beneficio es vivir la experiencia y la convivencia, el sentido de pertenencia al equipo que se defiende”, señaló el Director de Formación Deportiva, Artística y de Liderazgo Estudiantil.

El Coordinador de Equipos Representativos indicó que este tipo de competencias deportivas, como lo es el CONADEIP, generan enseñanzas en los atletas, destacando el compañerismo, el respeto y sobre todo el convivir sanamente por medio del deporte, por lo que son muchos los aprendizajes positivos que se generan en los deportistas.

Este tipo de eventos funcionan como un medio de motivación para los atletas, ya que la competencia deja en claro el nivel de rendimiento de cada atleta y muestra los objetivos que se poseen. Como ser humano, el no tener metas provoca una confusión hacia dónde dirigirse; en este sentido, la competencia genera una meta clara y funge como una motivación en la vida cotidiana de los deportistas, añadió.

“El deporte de una manera u otra es el mejor escenario de lo que la UDEM provoca en sus alumnos, ya que en él se ve cómo compiten en su vida profesional o personal. Este potencializa y demuestra el desarrollo integral de cada estudiante, mostrando el rostro de los valores de la universidad hacia las demás instituciones con las que se compite”, manifestó Padilla Abarca.

El director del departamento concluyó que los resultados van más allá de los trofeos, los lazos que se crean entre compañeros de equipo gracias al deporte es lo que realmente vale. El deporte sólo es un medio para el desarrollo del joven, debido a que el trofeo más grande para el departamento es ver a sus atletas tocando la campana.