Por: Leonardo Decilos y Aldo Álvarez

Con motivo de la iniciativa de reforma a la Constitución política de Nuevo León propuesta por el gobernador del estado, Samuel García Sepúlveda, se creó un Comité de Acompañamiento integrado por diferentes organismos; en este se encuentra la Universidad de Monterrey (UDEM), quien participa activamente en el proyecto a través del profesor de Derecho constitucional, Samuel Hiram Ramírez Mejía. 

Dicho grupo está conformado por las principales universidades locales (UANL, U-ERRE y UDEM), así como por la Fiscalía y los tres Poderes del Estado; este se encarga de seguir el proceso de la actualización constitucional en todas sus etapas, por lo que sus integrantes se reúnen continuamente para su revisión.

El profesor asociado al departamento de Derecho en la UDEM mencionó que ya venía trabajando en este tema desde el año 2019, además que uno de sus focos de interés en su materia precisamente es la modernización constitucional (reformas). Por tal motivo, fue elegido por la UDEM para representar a la universidad en este proyecto que tendría muchas implicaciones para la ciudadanía del estado de Nuevo León.

“Es todo un orgullo el tener la oportunidad de representar a la UDEM en este proyecto que causará un gran impacto en la población, lo cual me confiere una enorme responsabilidad; me siento muy emocionado por participar en la creación de una nueva constitución para el estado, donde se refleja lo que somos como sociedad y lo que buscamos ser”, expresó Ramírez Mejía.

El objetivo principal de esta actualización es la modernización y reordenación constitucional, así como la visión de colocar el pacto social a largo plazo; para que así en un futuro, exista una ley fundamental más avanzada y adecuada a las necesidades de los neoleoneses.

La modificación a la carta magna traerá consigo un gran beneficio para todo el estado al trabajar en el área de los derechos humanos, mejorando la calidad de vida de los ciudadanos; no obstante, para lograrlo también se necesita de la participación ciudadana.

En cuanto a la universidad, la UDEM se ve beneficiada al tener un mayor reconocimiento de los valores y prácticas que se inculcan y promueven en ella, tales como la prevención de la violencia contra la mujer y la educación sobre el cuidado al medio ambiente; existiendo así cierta sintonía en la modernización constitucional con la situación que se vive dentro de la institución educativa. 

“Mi trabajo como representante de la UDEM en este proceso gira en torno a dos dimensiones, la de derechos y la de estructura del poder. En la parte orgánica, se busca avanzar en la perspectiva de entender cómo se distribuye el poder en Nuevo León; mientras que en cuestión de derechos, mi objetivo es aportar mis conocimientos en el tema para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos neoleoneses”, manifestó. 

En este proceso no sólo participa la UDEM, también lo hacen otros organismos educativos del estado, quienes buscan compartir su lado humanista por medio de los derechos y las ciencias sociales con el fin de causar un mayor impacto en el proyecto. En este sentido, dichos aspectos son lo que vuelve valiosa la participación de la universidad en esta actualización a la Constitución, indicó. 

Ramírez Mejía también informó que dentro de los temas centrales a tratar en la nueva constitución destacan la salud, los grupos vulnerables, el desarrollo urbano, la educación y el cuidado al medio ambiente; por otro lado, en la parte estructural y orgánica, se ahondará en el tema de los órganos constitucionales para que las personas los conozcan y tengan acceso a ellos. A partir de estos temas, se buscará desarrollar una sociedad más sustentable que pueda aprovechar al máximo esta modernización constitucional.

El camino del reconocimiento a los derechos humanos ha sido muy largo y pasmoso, de ahí que varias instituciones públicas se interesen y trabajen en él representa una gran aportación para la sociedad. Existen múltiples diferencias entre las sociedades de las entidades federativas, por ende la reforma constitucional es necesaria para adecuarse al contexto actual de Nuevo León, explicó.

“Resulta importante que el reconocimiento a los derechos se traduzca en políticas públicas, así como en presupuestos que conviertan al catálogo de derechos en realidad. Todos los derechos cuestan pero esto se traduce en tener una vida más digna”.

Finalmente, el representante de la UDEM en la actualización constitucional concluyó que la participación estudiantil es indispensable en este proceso, ya que la comunidad universitaria se presenta como un facilitador del cambio. Para ello, los jóvenes deben informarse acerca del tema e involucrarse en los diferentes foros que mantengan las universidades participantes.