Por: Paulina Ruiz y Valeria Vargas

Debido a la situación actual del Estado, la Universidad de Monterrey (UDEM) ha reforzado sus medidas de ahorro de agua. El gobierno de Nuevo León ha anunciado que el corte a San Pedro será el sábado pero este no afectará a la universidad pues su agua proviene de un pozo y no de la red pública. Además de que ya se están implementado medidas de ahorro de agua, indicó César Alfredo Nanni De Valle; coordinador de Proyectos Sostenibles en la Universidad de Monterrey.

Desde hace muchos años, la UDEM ha contado con diversas medidas para ser más sostenible: desde ahorro de agua hasta consumo energético. Siempre se ha buscado ser una institución sostenible, por lo que se han implementado numerosas medidas para apoyar al ambiente. Esto ha llevado a la certificación de Leadership in Energy and Environmental Design (LEED), la cual ya ha reconocido la sostenibilidad con la que cuentan los sistemas de ahorro de agua dentro de ESTOA y el CRGS.

Los jardines de la universidad no tienen césped que consuma gran cantidad de agua. En caso de llegar a necesitarlo, se utiliza agua tratada industrialmente en el sistema de riego. Esta agua no es potable. Las plantas que se encuentran en el solar, requieren de menos agua, por lo que no se riegan con una manguera. 

“Si revisan los jardines, hay unas mangueras en el piso. Entonces, el agua va enfocada o se dirige hacia el suelo, haciendo que la evaporación del agua sea menor. Tú cuando riegas con una manguera mucha de esta agua se pierde con la evaporación. Pero si tú lo diriges al suelo, pues todo va hacia hacia la planta. Esa es otra estrategia que nos ayuda a utilizar de forma eficiente el agua”, comentó Nanni Del Valle.

La mayoría de las cosas en la UDEM están automatizadas. Hay sensores en los baños para evitar que se quede corriendo el agua o se realicen demasiadas descargas. En la institución están al pendiente de las fugas, y el personal de limpieza está racionalizando y siendo más consciente de su uso. 

En cuanto al consumo del agua este 2022, añadió que por la pandemia y el modelo híbrido se disminuye el número de estudiantes de manera presencial y por lo mismo el consumo de agua se ha reducido.

“Podemos casi afirmar o te podría casi que asegurar que el consumo que teníamos en 2019 con todos los salones llenos y estudiantes es mucho menor que el de ahora”, dijo el coordinador de Proyectos Sostenibles.