Fotografía: NASA TV. 

Misión Artemis I llega a su fin y nave Orión regresa a la tierra


La misión Artemis I que envió una cápsula espacial sin tripulación –el vehículo de lanzamiento operativo más potente jamás construido– a la Luna se encuentra en la recta final de su viaje, luego de su despegue realizado el 16 de noviembre.

La nave “Orion” pasó a 128,7 kilómetros de la superficie lunar la mañana de este lunes, con lo que logró captar vistas de sitios lunares notables, incluyendo un par de lugares de alunizaje de Apolo. Asimismo, encendió su motor principal durante tres minutos y medio: el encendido más largo de su viaje. Esta acción colocó a la cápsula en su camino de vuelta a casa, después de 25 días y medio.

Además, tomando en cuenta que se separó del cohete tras llegar al espacio y que hace una semana entró en lo que se denomina una “órbita retrógrada lejana” alrededor de la Luna, se le permitió a Orion girar más de 64.373 kilómetros más allá de la cara oculta de nuestro satélite: distancia jamás alcanzada por una nave diseñada para transportar humanos.

Se prevé que dicho vehículo ahora atraviesa el vacío de 384.400 kilómetros que separa la Luna de la Tierra y se espera que nuevamente se sumerja en la atmósfera terrestre el día 11 de diciembre, un proceso que creará suficiente presión para calentar su exterior a más de 2.760 ºC. 

Igualmente, al momento del reingreso a la superficie terrestre, Orion viajará a 32.187 kilómetros por hora –más de 26 veces la velocidad del sonido. Esta energía se dispersará cuando la cápsula se estrelle de nuevo contra la atmósfera interior de la Tierra, lo que en total sumará un recorrido de más de 2 millones de kilómetros en el espacio.