Fotografía: Luis Gerardo Peña Torres.

Inauguran zona arqueológica “Ichkabal”


El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) informó que tras retrasarse la apertura de Ichkabal, el sitio prehispánico más antiguo y monumental del sur de Quintana Roo, operará visiblemente en la actual administración. 

Luego de que los planes de apertura se aplazaran durante un largo periodo, un retraso atribuido a la falta de acuerdo con los ejidatarios y propietarios de la tierra, el director del INAH en Quintana Roo, Margarito Molina, explicó que las 108 hectáreas que abarcan la poligonal del sitio prehispánico pertenecen al ejido de Bacalar.

“Los gobiernos municipal, estatal y federal determinarán cómo podríamos tener esta certeza (jurídica de la tierra) a partir de una negociación con el ejido de Bacalar”, dijo. 

Asimismo, durante la conferencia matutina del Presidente de la República fue que el director de este organismo, Diego Prieto, dio a conocer que la apertura de Ichkabal se inscribe en el Programa de Mejoramiento de Zonas Arqueológicas (Promeza), en el contexto de las obras del Tren Maya.

Respecto a la apertura de este sitio, dijo que “con mucho entusiasmo queremos compartir que, gracias al Promeza, próximamente se abrirá al público la extensa ciudad antigua de Ichkabal, municipio de Bacalar, importante urbe maya cuyo origen se remonta a más de 2 mil 400 años, que alcanzó su esplendor a mediados del primer milenio y se mantuvo vigente hasta el siglo 16 de nuestra era”.

“Es una zona arqueológica muy importante, debido a que es del preclásico terminal –sus monumentos y características así lo determinan– y abarca hasta el clásico temprano –del 100, 50 antes de nuestra era, hasta el 600 de nuestra era”, explicó.

Sin embargo, también existe la hipótesis de arqueólogos como el difunto doctor Enrique Nalda, acerca de que Ichkabal todavía tenía población maya al momento de la llegada de los españoles, en el siglo 16, seguramente ya no ocupando los grandes monumentos administrativos o religiosos del sitio, pero los mayas, probablemente campesinos habitaban todavía en la periferia del sitio”, dijo el antropólogo.