En “El Secreto de las Cerezas” el pasado no te define

Dos sillas y cuatro cubos fueron los elementos de utilería utilizados para mantener la atención en los diálogos de los ocho actores y permitir que la imaginación del público fluyera en la obra El Secreto de las Cerezas del alumno de Ingeniería Industrial y de Sistemas (IIS) Jesús Eduardo Samuel Rosales Hernández.

Esta obra se comenzó a trabajar durante un taller literario con el dramaturgo, director teatral y maestro de la UDEM Hernán Galindo, y a pesar de  un exhaustivo año de cambio de actores y larga producción, logró presentar su producto.

“Tengan paciencia en las cosas que hacen, pero háganlo, aviéntense porque si no te avientas al principio, terminas por no hacerlo realidad” dijo Rosales Hernández después de presentar su puesta en escena en el Instituto Superior de Especialidades de Monterrey el 26 de septiembre.

La obra inspirada por la película Piel Misteriosa de Gregg Araky está cargada de temas fuertes y terror humano, los cuales -analizados desde el punto de vista psicológico- crean un mundo en donde se pierde la inocencia y se consume la vida, por lo que no es apta para todo el público.