El arte es una de las mayores expresiones para hablar del ser humano, es una forma de transmisión de mensajes para que el espectador asimile e infiera lo que puede llegar a ser dicha pieza puesta al público; lo mismo pasa con las fakenews puestas en las redes sociales y medios masivos, el arte de desinformar a los espectadores con contenidos basura.

Estamos en un momento de alerta, las noticias que leemos y vemos pueden no ser lo que realmente esté sucediendo. En el pasado confiábamos en lo que nos decían los medios porque se aseguraban de investigar la información y conocer el mensaje que transmitían, pero con la diversificación de televisoras, frecuencias radiofónicas e Internet (redes sociales), la creación de contenidos ha aumentado, y es por ello que debemos generar la capacidad de razonar y analizar las notas que aparecen, ejercer un juicio más agudo en la era de la información.

La inmediatez se ha vuelto más importante que la noticia. Analizábamos en una clase el tiroteo que hubo en Monterrey, Nuevo León, en el Colegio Americano, donde una fuente “confiable” de televisión aseguró que en el tiroteo perdieron la vida cinco jóvenes, más tarde otro medio dijo que ocho y no fue hasta que la Procuraduría General de Justicia desmintió los hechos y dio a conocer la verdad, cuando nos enteramos de la problemática de difundir información sin analizar e investigar previamente. Insisto: la inmediatez es más importante que la noticia, más importante que la verdad.

Vivimos en tiempos de la posverdad, en tiempos en los que un presidente puede mentir en medios, en que los usuarios en redes sociales comparten las constantes muertes de los mismos famosos, en donde la desinformación se convierte en el octavo arte para generar más contenidos.

Nuestra tarea como comunicadores en la era de la desinformación es asegurarnos de que lo que compartimos es real, investigar en fuentes confiables y volver a profundizar en esa investigación, pues la fuente puede estar sesgada o mal desarrollada. Una vez más, remarco el hecho de que nuestra tarea es informar, informar con la verdad, razonar y procesar que solo la verdad nos hará libres. Pero, ¿cuál es la verdad? Para conocerla, debemos investigar.