Las paupérrimas condiciones de las escuelas públicas de escasos recursos de México fueron expuestas y comparadas con las de la UDEM, el grupo estudiantil AiDEA elaboró la actividad en la entrada del CCU con el objetivo de concientizar a la comunidad estudiantil sobre la beneficios que implica estar en una institución privada.

En un espacio divido en dos, en el lado izquierdo se veían bancos viejos y sucios y frases como “no hay donde tomar agua” y “tengo que caminar 40 minutos para llegar a la escuela” escritas en una simulada pared de ladrillos, AiDEA representó la realidad que se vive en algunas escuelas públicas.

Del lado derecho hubo bancos limpios y amarillos representativos de los salones UDEM y simuladas paredes blancas con frases que decían “me tardo más en escoger un outfit que en hacer la tarea” y “tantos libros en la biblioteca y nunca he abierto ninguno”.

La dinámica consistió en demostrar a los alumnos que las problemáticas de su entorno son superfluos, e invitarlos a que valoren la posición privilegiada en la que se encuentran, “deben ver que no se vive en una burbuja, que tienen que salir de ella y que se pongan a pensar qué es lo que pueden hacer… que busquen involucrarse”, señaló David Sada, coordinador de logística de AiDEA.

Se tenía la pregunta en letras grandes y mayúsculas “¿Y tú qué harías?” para que los alumnos escribieran sus propuestas y de ahí estas fueran tomadas para desarrollar ideas de proyectos sociales factibles en un futuro.