Por Valentín Mata

 

Han pasado ya doce años desde que entré por primera vez a la Agencia Informativa UDEM. Recuerdo esa experiencia, ver a los alumnos sentados en cada rincón que el salón permitía; algunos aprendiendo a redactar, otros simplemente esperando su próxima clase, pero todos disfrutando del laboratorio de periodismo. 

 

Hasta ese momento desconocía el impacto que la Agencia tendría en mi vida; hace casi un año que se viene preparando el 25 aniversario de este laboratorio y desde entonces no he parado de recordar grandes momentos que he pasado por aquí, todos los aprendizajes que he podido adquirir; cada uno de los alumnos, compañeros y colegas con los que pude convivir. 

 

Sin duda, todo esto ha marcado mi vida personal y profesional; la Agencia, no sólo me ha permitido tener una formación académica y periodística, sino que además me ha permitido adquirir herramientas para tener una práctica innovadora, con visión al futuro, experimentando en diferentes plataformas digitales y sobre todo, dándole al periodismo un nuevo significado en mi profesión. 

 

Sin embargo, esto no sería posible sin la persona que me ha motivado y me ha permitido tener estas experiencias; sin duda, no puedo hablar de doce años conociendo la Agencia Informativa, sin mencionar a la maestra Alma Leticia, esa mujer apasionada y entregada a su profesión, quien hace diez años me dio la oportunidad de entrar como colaborador del periódico Nuevo Foro y que desde entonces no ha dejado de apoyarme y de mostrarme que todos los días se puede aprender algo nuevo, que se puede innovar en todos los proyectos y que el periodismo evoluciona, así como la Agencia Informativa. 

 

Alma Leticia García se ha convertido en más que una maestra para los que hemos tenido la oportunidad de colaborar con ella; es una colega que destaca por su mente brillante y su capacidad de desarrollar proyectos nuevos, es una amiga incondicional que nos acompaña en todas las etapas; ella creyó en mí desde que era estudiante y le apostó a un jóven que desconocía que el periodismo se convertiría en parte de su vida cotidiana.

 

Así es la maestra Alma Leticia, le apuesta a los estudiantes que en diez, quince o 25 años serán los que innoven en sus áreas de trabajo, siempre con el sello de la Agencia Informativa. 

 

¡Gracias por todo, maestra!