Las controversias políticas y sociales que se resuelven en la primera sala de la suprema corte de justicia de la nación conciernen a la población mexicana debido al impacto de estas en los derechos primarios a la libre personalidad, indicó Ana Margarita Ríos Farjat, Ministra Presidenta de la primera sala de la Suprema Corte de Justicia.

En una conferencia realizada en el Claustro Universitario, la ministra dio a conocer una aproximación y actualización sobre las veinte decisiones a cargo de la primera sala mediante acciones constitucionales con el fin de resolver los amparos de las personas vulneradas. 

¨Cada miércoles contamos con un equipo comprometido que revisa, a partir de los precedentes y de los derechos humanos, una serie de cuestiones, luego viene la discusión de los asuntos, nuestra propia revisión, sigue una discusión para saber que hay que agregar o quitar, quienes comparten la misma idea y dejamos el asunto en lista para reflexionar en caso de incorporar ideas, con el fin de volverlo a presentar, y así vamos avanzando¨, dijo.

En la ponencia también abordó la vinculación de las decisiones tomadas por el comité contra la desaparición forzada, el cual deriva de la Organización de las Naciones Unidas, como lineamientos para llevar a cabo las búsquedas de estas personas y privilegiar el derecho a la búsqueda.

“Una señora asiste a juicio de amparo por la desaparición forzada de su hijo, la jueza del distrito resuelve hasta cierto punto mediante medidas muy provechosas que habían ordenado en los lineamientos por el comité, pero no se pronuncia en cuanto al carácter vinculante de las decisiones dadas por el comité de desaparición. El asunto llega hasta la primera sala y allí determinamos que son vinculantes y que hay un derecho humano a la búsqueda, el de ser buscado”, explicó.

La primera sala también se enfoca en expulsar o eliminar estereotipos como la discapacidad debido a que todos tienen el mismo derecho de ver al mundo  en situación de igualdad. La sensibilidad que se debe de tener en estos casos es primordial porque no es entender a las personas con discapacidad como aparte.

“Anulamos la ley para personas con síndrome de down porque ni siquiera se les consultó antes de emitir esta ley como querían ser tratadas las personas con síndrome de down, entonces como vas hacer una ley si no consultaste ni siquiera como quieren que sean tratados¨.

Velar por las instituciones y los derechos humanos es lo esencial en la primera sala de la corte suprema de la justicia, los cuales se rigen con honestidad intelectual y así poder alcanzar los objetivos propuestos. 

“Seamos críticos siempre pero cuidemos mucho la narrativa para mantener una honestidad intelectual”, concluyó.