Por: Agencia Staff

En cumplimiento del objetivo de la Universidad de Monterrey de ser parte de la construcción de una sociedad sostenible, el área de Residencias del campus puso en marcha un sistema fotovoltaico. 

A partir de este mes, comenzaron a funcionar los 610 paneles solares instalados en los techos de los edificios de residentes, lo que permitirá a esa área dejar de consumir una parte de la energía generada por combustibles fósiles y disminuir su huella de carbono. 

La capacidad del sistema instalado es de 309 kilowatts, que generarán 500 mil kilowatts-hora anuales, lo que implica la producción aproximada del 30 % del consumo de Residencias a partir de energías limpias y una disminución del impacto ambiental. 

Hortencia Ruiz Velasco, directora del Centro de Sostenibilidad de la UDEM, destacó la necesidad de entender que seguir utilizando combustibles fósiles solo deriva en un mayor calentamiento global. 

“Ya es bien difícil hablar de que vamos a detener el cambio climático y sus consecuencias como incendios, sequías, huracanes, inundaciones; se está llegando a los límites planetarios y lo que ayuda es que estos cambios sean menos graves”, expuso. 

La directiva universitaria señaló que la UDEM trabaja en la línea de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, específicamente, el objetivo 7, que habla de energía no contaminante y de garantizar el acceso a una “energía sostenible, asequible, segura y moderna”. 

Los paneles solares de la UDEM fueron activados en el contexto de la celebración del Día Internacional de la Madre Tierra, instituido el 22 de abril. 

Ruiz Velasco señaló que este tipo de iniciativas están respaldadas por la misión y la visión de la Universidad, que deja en claro la vocación del espacio universitario como campus carbono neutral. 

“Tenemos que avanzar en la instalación de sistemas fotovoltáicos; ya se cuenta con una estación para carros eléctricos o electrolinera y en investigación para producir vehículos eléctricos o convertirlos en eléctricos”, indicó. 

Adicionalmente, la instalación de este sistema es una forma para que estudiantes de la UDEM puedan hacer investigación y aprender cómo se capta la energía del sol y cómo se convierte en energía fotolumínica.

Esa energía producida en Residencias UDEM se transfiere a la red de CFE a través de los paneles solares, mientras que, a través de un medidor de doble vía, la dependencia federal va descontando lo que se produce. 

La activista subrayó que la Universidad avanza cada vez más en el tema de sostenibilidad, pero que, como todo proyecto que requiere de inversión, se tiene que ir evaluando el costo de la inversión con el ahorro. 

“Este primer paso es muy bueno, porque vamos a poder medir el ahorro que se tiene y la generación de energía; es un ejemplo para la comunidad: tenemos que enfrentar la crisis climática utilizando la energía que se puede producir con el aire y con el sol”, sostuvo.