Reconocen investigaciones sobre las empresas familiares

En una ceremonia en línea, la Universidad de Monterrey (UDEM) dio a conocer a los proyectos ganadores del 14° Premio Adalberto Viesca Sada a la Investigación en la Empresa Familiar Latinoamericana 2022, impulsado por el Centro de Empresas Familiares.

El primer lugar lo obtuvo el trabajo “Next generation external venturing practices in family owned businesses”, de Marcela Ramírez-Pasillas, de la Jönköping University, Hans Lundberg, de la Linnaeus University, y Mattias Nordqvist, del House of Innovation, Stockholm School of Economics; por otra parte, ganó el segundo lugar la investigación “The emergence of family entrepreneurship in the transition economy of Cuba”, de Eli Gimmon, del Tel Hai Academic College, y Christian Felzensztein, de la Clarkson University.

“Family business resilience under the COVID-19: A comparative study in the furniture industry in the United States of America and Colombia”, de Ana Cristina González, del Seidman College of Business, Grand Valley State University, y Miguel Ángel Pérez-Uribe, del Tecnológico de Monterrey, Escuela de Negocios, Ciudad de México, obtuvo el tercer lugar.

Carlos García González, vicerrector de Educación Superior de la UDEM, señaló que la empresa familiar va mucho más allá de un simple concepto. En vez, su desarrollo y mantenimiento implican un liderazgo específico que sepa afianzar las cualidades del negocio con compromiso y conciencia.

“En ello se encuentra la verdadera vocación. Una construcción constante (de este tipo) exige educación de calidad, que permita trascender con conocimiento y pensamiento crítico en pro de impulsar la organización hacia el sueño colectivo familiar, y que de esta manera se cumpla la misión patrimonial y empresarial”, dijo.

Arturo Rivadeneira Ávila, director del Centro de Empresas Familiares, enfatizó que la empresa familiar requiere un desarrollo holístico: “el liderazgo familiar en este campo en particular debe saber fortalecer aquellas cualidades de cada integrante, cuidando la construcción constante de sus mejores valores y así reforzar cada vez más, con mayor esmero, la unión de una familia que desea preservar y perseverar la armonía y cooperación”.

Instaurado en 2008 para honrar la memoria de Adalberto Viesca Sada, quien fue vicerrector de Desarrollo de la UDEM, el Premio tiene la meta de apoyar la búsqueda y propagación del conocimiento sobre la empresa familiar, así como la prosperidad de las comunidades.